Esterilización y desinfección

Mediante una combinación exacta de calor, presión, humedad y tiempo, se obtienen la esterilización del instrumental clínico.

Los autoclaves de clase “B”, en cumplimiento con la normativa europea EN 13060, complementan la fase de esterilización con ciclos de sobrepresión y vació, para lograr los requisitos marcados para la esterilización de objetos sólidos, porosos y embolsados.

Los autoclaves de última generación recurren a un generador de vapor “boiler” que permite una mayor velocidad en calentamiento, reduciendo el tiempo de los ciclos a la vez que reducen notablemente el consumo de agua; haciendo mucho más cómodo su uso en casos de rellenado manual con agua destilada.